El día 28 de febrero de 2015 fue publicada la esperada Ley de Segunda Oportunidad para autónomos y emprendedores

10 abril 2017

La efectividad de esta Ley ha quedado bastante diluida, ya que para que se perdonen las deudas existentes primero los empresarios deben satisfacer todas las deudas públicas, como seguridad social o agencia tributaria, e hipotecas.

El pasado 28 de febrero de 2015 conocimos la aprobación de la esperada Ley de Segunda Oportunidad para autónomos y emprendedores. Sin embargo, existen bastantes requisitos para poder optar al acogimiento de la misma, como por ejemplo, tener satisfechas todas las deudas púbicas con el Estado, tales como la Seguridad Social y los pagos a Hacienda (entre otros).

Dado que dichas deudas son las que normalmente lastran a un empresario y condenan al cese de la actividad, a priori esta nueva Ley de Segunda Oportunidad no servirá de mucho. Además, se deben cumplir toda una serie de requisitos, como actuar de buena fe o liquidar todos los bienes existentes, y seguir el adecuado cauce procesal.

Para poder hacer uso de este mecanismo, se debe intentar un acuerdo extrajudicial de pagos y si no tiene éxito acudir al concurso de acreedores, por lo que es altamente recomendable ponerse en manos expertas.

A pesar de todos estos requisitos y de la limitada efectividad, esta medida supone un avance muy necesario. Aunque queda mucho por mejorar, esta Ley de Segunda Oportunidad nos acerca a nuestros vecinos europeos y mejora la situación de los empresarios y emprendedores españoles.

Entradas relacionadas