Mi empresa tiene cada vez más dificultades para hacer frente al pago de las deudas, ¿Qué puedo hacer?

Lo primero que debe realizar es un análisis completo de la situación económica y financiera de su empresa en el que clasifique los activos con los que cuenta, los pasivos que debe atender y su vencimiento, así como las garantías que tienen sus acreedores, con el fin de tener una idea inicial de la viabilidad de superar su situación. Abad Abogados cuenta con especialistas que, tras realizar un análisis riguroso, pueden trazar una hoja de ruta que permita salvar su empresa.

¿Puedo negociar con los acreedores sin presentar Concurso de Acreedores?

Por supuesto. Sin embargo, la complejidad de una situación de pre-insolvencia hace aconsejable la intervención de profesionales en la negociación y redacción de los acuerdos que doten de seguridad jurídica a los mismos y que le eviten incurrir en responsabilidades y efectos no deseados.

¿Qué consecuencias tiene ser administrador de una empresa en dificultades económicas?

La Ley de Sociedades de Capital, en su artículo 367, establece que los Administradores responden solidariamente cuando su empresa se encuentre en causa legal de disolución e incumplan la obligación de convocar en dos meses la junta general para que adopte, en su caso, el acuerdo de disolución judicial, o si procediere, el concurso de la sociedad. Por tanto, ser administrador de una empresa en dificultades requiere extremar al máximo la diligencia con el fin de evitar convertirse en responsable “ex lege” de las deudas de su empresa.