Hemos adquirido por herencia las participaciones de una empresa y nos han realizado una oferta para comprarlas. ¿Hay algún inconvenientes para venderlas?

Sí. En caso de que la adquisición mortis causa se haya beneficiado de la bonificación en el Impuesto sobre Sucesiones, se exige que dichas participaciones se mantengan en el patrimonio de los herederos durante al menos 10 años. No obstante, es posible transmitir las mismas siempre que el producto obtenido se destine a la adquisición de otra empresa que mantenga los requisitos de exención de sus participaciones en el Impuesto sobre el Patrimonio para los herederos que adquirieron las participaciones originales.

Voy a retirarme y voy a cederle la dirección de la empresa y la titularidad de mis acciones a mi hija. ¿Cuál es la mejor forma?

Bajo determinadas circunstancias la transmisión de las participaciones a familiares que se encarguen de la dirección efectiva de la empresa pueden estar exentas de tributación en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Dada la importancia de la transmisión resulta fundamental estar asesorados por abogados y economistas expertos en empresa familiar.

¿Cuáles son los pasos a seguir para formalizar un protocolo familiar?

En primer lugar se requiere la madurez del fundador ante el cambio generacional en su empresa, posteriormente hay que informar y concienciar a la familia de manera que se impliquen todos sus miembros, tras ello se abre un período de negociación y adopción de acuerdos, que se culmina en la ejecución de los acuerdos, y la revisión periódica y aprovechamiento del mismo. Menos el primer paso, en todos los demás se requiere la intervención de asesores externos especializados, como Abad & Asociados Abogados y Economistas.