¿Cuáles son las penas que pueden imponerse a las personas jurídicas si se considera que son responsables de un delito?

Las penas aplicables a las personas jurídicas son las siguientes:
Multas
Disolución de la persona jurídica
Suspensión de sus actividades por un plazo determinado
Clausura de sus locales y establecimientos por un plazo determinado
Prohibición de realizar en el futuro las actividades en cuyo ejercicio se haya cometido, favorecido o encubierto el delito.
Inhabilitación para obtener subvenciones y ayudas públicas, para contratar con el sector público y para gozar de beneficios e incentivos fiscales o de la Seguridad Social.
Intervención judicial por el tiempo que se estime necesario.